Corredor Del Alhorí 24/11/2012

Comienzan las primeras nieves y hay quienes están deseando de hacer una salida y adentrarse en la montaña, probar suerte y ver lo que se pueden encontrar ahí arriba. Hablo de dos de los Rafas del club: Rafa “Paloma” y Rafa “Padre”. Y por supuesto Paloma, que aunque quejándose porque dice que no está en forma, tira de dos novatas como Aure y yo (Lola) y nos da ánimos y fuerzas para seguir, a pesar del madrugón y  las horas de caminata que nos esperan hasta llegar a lo que llaman Circo del Alhorí.

Tanto Rafa como Paloma siempre me dicen que la montaña es muy dura, que hay que sufrir mucho y que no existe un término medio; o te apasiona o lo detestas. En este caso, tanto Aure como yo, pobres inconscientes decidimos acompañarlos a pesar de nuestra inexperiencia y hacer lo que las condiciones nos permitan. Sabemos que ellos tienen experiencia y vamos con total tranquilidad.

Salimos los 5 compañeros de noche de la capital, pues la intención es llegar antes de las 8 de la mañana al refugio Postero Alto, que es donde dejaremos el coche y comenzaremos la caminata. Nos esperan de 2 a 3 horas de camino a pie hasta llegar al Circo del Alhorí, que es el punto donde se pueden ver los corredores que se han formado, aunque la intención en un principio es ver las condiciones en las que se encuentra en corredor del Alhorí para poder hacerlo.

alhori1

Vamos acercándonos al destino. Algo cansados los que no tenemos experiencia en la montaña como Aure y yo, pero con muchísimas ganas de llegar y ver lo que nos espera.

alhori2

Por fin llegamos. El sitio es impresionante, es espectacular, realmente bonito.

Los dos Rafas analizan el estado de la nieve ya que lo primero es la seguridad, y sobretodo cuando los acompañamos dos inexpertas.

alhori3

Finalmente y tras muchas dudas, deciden adentrarse en el corredor los dos Rafas equipados con material ya que no saben lo que se van a encontrar cuando lleguen al mismo.

Mientras, nosotras decidimos ponerlos crampones y piolets y realizar unas prácticas por la zona. Paloma nos hace de guía, nos recuerda algunas nociones básicas que ya habíamos practicado con anterioridad en un curso de alpinismo que el club nos impartió. No hicimos un corredor exactamente, pero para Aure y para mi es como si lo hubiésemos hecho. Ascendimos una pequeña montaña que había cercana a la zona, descendimos, nos caímos y para nosotras fue toda una experiencia.

Una vez arriba, podíamos ver desde lejos a los Rafas y decidimos esperarlos ya que estábamos en una zona por la que ellos pasarían una vez terminasen el corredor y volviesen al punto de partida.

Por las caras que llevaban ya sabíamos que habían disfrutado como niños. Al parecer el corredor no estaba en mal estado, salvo alguna zona. Aún así, no estimaron oportuno que fuesen las condiciones más idóneas para una primera experiencia.

Nos vamos con muchísimas satisfacción. Ellos porque por fin después de los meses de calor habían podido por fin disfrutar de la montaña y hacer ese corredor que tanto les gusta. Al parecer cada vez que lo haces es totalmente diferente. Es difícil hacer ese corredor de la misma manera, sino que cada vez es una experiencia diferente. Depende del estado de la nieve, la cantidad de cómo se haya formado, etc., por lo que nos cuentan durante el camino de vuelta. Nosotras, totalmente satisfechas ya que habíamos utilizado crampones y piolets y habíamos podido realizar una práctica real en la nieve.

alhori4

Y lo más duro, la vuelta. Bajamos cansados pero con mucha motivación y super contentos, pues había sido una de las primeras salidas a la montaña después de las primeras nieves. Ahora nos esperarían unas cervecitas bien ricas para reponer fuerzas y terminar el día relajados.

Puede que la montaña sea dura, que el alpinismo sea un deporte arriesgado, cansado. Pero la sensación que nos deja esta experiencia es: ¡Quiero más! ¡Yo también quiero hacer un corredor! Y…. ¿cuándo repetimos?

alhori5

lola

Deja un comentario